La fotografía de retrato

La fotografía de retrato es la especialidad más practicada por quienes tenemos la oportunidad de usar una cámara de fotos. Abarca tantos estilos, tantas emociones y formas de hacerla que es casi inabarcable, estoy casi seguro de que la práctica de la fotografía de retrato es uno de los más sólidos y precisos cinceles para moldear el estilo personal de cada fotógrafo, un verdadero banco de pruebas en el que el fotógrafo se enfrenta a sus emociones, debilidades y sus propios miedos. Hay tantos tipos de retratos como fotógrafos; técnicos, sencillos, formales, emocionales, oscuros; incluso cada fotógrafo puede experimentar con diferentes técnicas y adaptarlas según al trabajo que esté realizando.

No es necesario un equipo caro para conseguir resultados interesantes

Hay muchas cosas que podemos hacer con sólo un flash barato y un paraguas. A veces nos gusta complicarnos la vida con montajes espectaculares o invertimos dinero en el mejor material disponible sin parar a pensar en si realmente llegaremos a aprovechar toda la inversión. Yo tampoco escapo a esa costumbre, en mis primeros años en la fotografía adquirí algún material caro que vendí tiempo después, al darme cuenta de que sus posibilidades superaban con creces lo que yo necesitaba.

Con un presupuesto muy bajo en material de iluminación también se pueden hacer fotografías interesantes, siempre que conozcas bien de que manera puedes potenciar sus puntos fuertes y minimizar sus carencias. El material de iluminación que he utilizado para realizar la fotografía de que os muestro hoy cuesta alrededor de 130€ aproximadamente, si haces una búsqueda por Internet podrás configurar a tu medida un equipo parecido a un coste similar. En mi caso, estos son artículos que tengo hace tiempo y que compré, para dar clases de fotografía y prestar a los alumnos.

  1. Neewer TT-560 Speedlite (Nº Guía 38). Es un flash completamente manual, cuenta con sólo cinco botones y su potencia es moderada. La cabeza del mismo puede girar 360º pero no cuenta con zoom para regular el ángulo de salida del destello aunque si incorpora el clásico “difusor” para aumentar el ángulo de la luz y su suavidad. Por 30€ en Amazon.
  2. Fotoquantum, paraguas translucido de 110cm. Un paraguas de fotografía normal y corriente, posiblemente caro para lo que ofrece pero de mayor calidad que el de algunas marcas más económicas que enseguida empiezan a amarillear. Aproximadamente 27€ en Amazon.
  3. Transmisor y receptor de flash Phottix PT-04 II. Creo que ya están descatalogados, hace cinco o seis años un transmisor y tres receptores me costó 25€ apenas a través de ebay. Una alternativa pueden ser los Yongnuo RF-603, cuestan 32,28€ incluyendo el envío. 
  4. Trípode de flash Walimex WT-803 (200cm). Es un trípode muy ligero (con las ventajas e inconvenientes que eso conlleva), soporta aproximadamente hasta 2,5 kilos de peso. Se vende por 24,90€ en Amazon.
  5. Rótula para paraguas Phottix Multi Varos II XS. Esta es la mejor rótula de paraguas de entre todas las que tengo, después de la de la marca Manfrotto :-) Entre las económicas creo que es la más robusta, fiable y segura. Alrededor de 23€.

Presupuesto total 137,18€  de los cuales te podrías ahorrar los 25€ del trípode si llevas a alguna persona que te haga de asistente en la sesión (recomendable incluso aunque tengas trípode).

Qué es un “retrato cinematográfico” y como conseguirlo

El retrato cinematográfico es… bueno, no existen reglas concretas. Y aunque tampoco pretendo darlas podría considerarse que un retrato cinematográfico es aquel que se asemeja al fotograma de una película, sobre todo por su formato (habitualmente panorámico), por el plano corto sobre el rostro del actor y por el desenfoque del fondo cuya progresión suele comenzar a partir del propio retratado. Habría que añadir, si se quiere, un tratamiento de color similar a los aplicados en el cine. Experimenta y busca los resultados que te resulten más interesantes, este tipo de planos puede variar de un director de fotografía a otro pero el más común es el que solemos ver, por ejemplo, en el plano-contraplano que se produce cuando dos personajes dialogan o cuando se busca captar la emoción y la mirada del actor.

Retratos de cine
El uso de una longitud focal larga unido a una apertura grande del diafragma y el recorte en formato panorámico (1.85:1 en este caso), ayudan a crear la sensación de “retrato cinematográfico”.

El formato panorámico

Los dos formatos panorámicos clásicos en el cine son el 1,85:1 y el 2,35:1 (CinemaScope) siendo el primero más fácil de manejar en cuanto a composición si el único elemento de interés en la fotografía va a ser el rostro del retratado. Teniendo en cuenta que deberás recortar la imagen después (aunque seguro que ya se te está ocurriendo algo para evitar hacerlo) tendrás que visualizar tu encuadre final y dejar un poco de aire por arriba y por debajo de la imagen para evitar que al recortar te quede excesivamente cerrado.

La profundidad de campo y la perspectiva

La distancia juega un papel muy importante para conseguir el efecto deseado, tanto la de la cámara al retratado como la de este hasta el fondo; cuanto más separes el fondo de tu modelo más desenfoque conseguirás, te interesa especialmente si el fondo no es demasiado atractivo o descriptivo. La distancia de tu cámara hacia el sujeto también es importante y en este caso deberás jugar con ella teniendo en cuenta la longitud focal que estés usando y la apertura para conseguir el efecto que consideres más estético, puedes encontrar más información en este artículo sobre como manejar la profundidad de campo y aprovechar al máximo el material que tengas disponible.

La iluminación y composición del retrato cinematográfico

Sólo tú puedes decidir el resultado que quieres conseguir, un retrato cinematográfico puede lograrse simplemente con luz natural o con un complejo sistema de iluminación “artificial”. En este artículo solo voy a hablar del mínimo indispensable necesario para crear un retrato simplemente con un flash y la ayuda de la luz natural.

retrato-cinematografico-esquema-iluminacion-revela2estudio
Esquema de iluminación para retrato cinematográfico.

 

Luz principal: Procede del flash situado casi a 90º respecto a la modelo y ligeramente por encima de su rostro. El “secreto” fue situar la cara de la modelo dentro de la zona de sombra en la sombra, de otra manera el flash (al tener poca potencia) apenas llegaría a notarse, habríamos necesitado un equipo mucho más potente capaz de “sobreponerse” a la luz directa del sol. La pared de tonos anaranjados sirvió como reflector para levantar las sombras en el lado derecho de la cara.

Luz de recorte: La luz del sol directa, filtrada por los tejados del callejón, sirvió para crear los reflejos en el cabello de forma natural sin necesidad de ningún otro elemento. Los dos pasos de diferencia hacen que sea necesario recuperar las altas luces haciendo un procesado exclusivo para esa zona durante el revelado del archivo RAW (la exposición se realizó derecheando el histograma teniendo en cuenta que no debía perderse demasiada información en esa zona).

Composición: La composición tiene dos elementos principales; el primero es el encuadre relativamente cerrado siguiendo una de las reglas básicas de composición en fotografía, la regla de los tercios, donde la mirada y los labios coinciden prácticamente con las intersecciones de los tercios, reforzadas además, por el hombro derecho adelantado que se dirige hacia la mirada.

 

fotografia-de-retrato-cinematografico-composicion-revela2estudio
Composición, utilizando la clásica regla de los tercios y un “enmarcado”

Como has visto, con un sólo flash, un paraguas barato y jugando con los elementos de tu alrededor es posible conseguir un retrato más que digno, te animo a que practiques todo lo que puedas, verás que enseguida lograrás algunas imágenes interesantes.

Si te ha gustado este artículo, te doy las gracias por adelantarlo por compartirlo. Si necesitas algún consejillo o recomendación los comentarios están abiertos para ti. No dudes en publicar el tuyo.

 

FUENTE Herramienta de diseño de esquemas de iluminación
Isra
Fotógrafo profesional desde 2005, comencé a estudiar fotografía a los 19 años, estropeándome la ropa con revelador y discutiendo sobre la belleza del grano de la TRI-X 400. En el tránsito hacia la fotografía digital mantuve la costumbre de observar mucho y disparar lo necesario. He desarrollado mi trabajo en diferentes especialidades reportaje, estudio, interiorismo, producto, industrial, visitas virtuales...
  • Angie Villalobos

    muchas gracias esta bien explicado, sabe donde conseguir mas información similar