Citas de fotógrafos famosos que encierran todo una filosofía ante la fotografía.

En la historia de la fotografía, han existido tantos tipos de fotógrafos como personalidades diferentes, tímidos, egocéntricos, filosóficos, auténticos bocazas, prepotentes o verdaderos maestros zen. Muchos de ellos nos dejaron, y algunos lo siguen haciendo, pequeñas joyas, en forma de citas, que pueden ser un motivo suficiente para replantearnos nuestra forma de acercarnos a la fotografía, de entender esta pasión que tanto tiempo nos roba, que nos satisface en muchas ocasiones y que nos desespera otras tantas.

No tengo una cita favorita, no podría quedarme con una sola, ni siquiera con un puñado amplio. Algunas las olvido y vuelven a resonar fuerte en mi cabeza años después y otras las tengo presentes muy a menudo. Conocerlas o reflexionar sobre ellas no creo que me hagan mejor fotógrafo, tampoco peor, supongo, pero sí me sirven para seguir recordando la forma en la que me gusta entender “La Fotografía”, el motivo por el cual me sumergí en ella cuando era adolescente y que, a veces, se desdibuja.

En este artículo no voy a hacer una enumeración larga de las más famosas, inspiradoras o recordadas frases de fotógrafos. Pienso que los mensajes de las mismas serán más contundentes si selecciono nada más que cinco citas, evitando así que estas píldoras concentradas se diluyan dentro de un conjunto mucho más grande. Aquí van las cinco de hoy, habrá mas:

“Si fotografías a un humano, de manera que no se le represente de forma noble, no hay motivo para hacer la fotografía. Esa es mi forma de ver las cosas” ( Sebastiao Salgado, extracto de una entrevista de Ken Lassiter)

¿Qué quiso decir Salgado? ¿Qué no es necesario fotografiar a quien, en si mismo, no tiene nobleza? ¿Qué cada vez que fotografiemos a una persona no debemos buscar su humillación?. Interesante. Su trabajo está repleto de personas nobles incluso aunque se encuentren en la más desfavorecida de las condiciones, en cambio, no solemos ver a los villanos, a los opresores o a quienes ejercen el mal.

Frases de fotógrafos. Sebastiao Salgado
Sebastiao Salgado

“Una buena fotografía es aquella que comunica un hecho, alcanza el corazón, y deja al espectador como una persona cambiada tras haberla visto. Es, en una palabra, efectiva” (Irving Penn, What Makes a Good Picture?, The Best of Popular Photography de Harvey V. Fondiller)

En una sociedad donde todo se fotografía, documenta y relata, ¿cuántas de esas imágenes nos emocionan realmente? ¿Cuántas hablan de sentimientos por encima de la estética?

Frases de fotógrafos. Irving Penn
Irving Penn

“Supongo que he disparado más de 40.000 negativos y, de entre esos, sólo tengo unas 800 fotos que me gusten” (Harry Callahan)

Los fotógrafos solemos ser los permanentes insatisfechos con nuestro propio trabajo, el sentido de la autocrítica como herramienta destructiva.

Frases de fotógrafos. Harry Callahan.
Harry Callahan

“Ni toda la técnica del mundo compensa la incapacidad para comunicar” (Elliot Erwit, Master Photographers – The World’s Great Photographers on their Art and Technique, de Pat Booth, 1985)

Como en todas las facetas artísticas, y de la vida, una técnica sobresaliente no significa necesariamente que la emoción y sentimiento provocados sean intensos y perdurables. La técnica al servicio de la fotografía, no la fotografía al servicio de la técnica.

Frases de fotógrafos. Elliot Erwitt
Elliot Erwitt

“Hay un trabajo que hacer… Registrar la verdad. ¡Quiero despertar a la gente! Los sucesos que he documentado, no deberían olvidarse y no deben repetirse” (James Nachtwey)

Incluso subjetiva, la fotografía no deja de ser el testimonio de lo acontecido, de la vida y del horror, la prueba de que algo sucedió, aunque a veces debamos analizarla para averiguar su contexto.

Frases de fotógrafos. James Nachtwey
James Nachtwey

¿Cuáles son tus frases de fotógrafos favoritas? Compártelas en los comentarios, nos gustará conocerlas y saber tus impresiones. Serán muy útiles para próximos artículos.

 

FUENTE Photoquotes.com
Isra
Fotógrafo profesional desde 2005, comencé a estudiar fotografía a los 19 años, estropeándome la ropa con revelador y discutiendo sobre la belleza del grano de la TRI-X 400. En el tránsito hacia la fotografía digital mantuve la costumbre de observar mucho y disparar lo necesario. He desarrollado mi trabajo en diferentes especialidades reportaje, estudio, interiorismo, producto, industrial, visitas virtuales...