50mm la focal más versátil para un fotógrafo.

Puedes preguntar a cualquier fotógrafo, casi todos te dirán que el objetivo de 50mm (junto con el de 35mm) es el más versátil que puedes tener en tu mochila. Particularmente, me gusta trabajar con lentes fijas, si bien los objetivos zoom o zum (según la R.A.E.) me facilitan la tarea en el trabajo diario, suelo hacer todo lo posible por utilizar focales fijas. Además de su valor como “escuela” de fotógrafos, son un instrumento fantástico para recuperar la inspiración en esas épocas en las que nos desesperamos por no lograr captar nuestros motivos de manera satisfactoria; para reconciliarnos con nosotros mismos en esos días en los que salimos a fotografiar pero no encontramos la motivación adecuada. Un lente fija te ayudará, por lo menos, a volver a casa con ganas de salir con la cámara otro día, créeme.

50mm-revela2estudio
Mina Dafnau [minadafnau.com] – Canon 50mm 1.8 II f./2 1/100 – Foto: Isra Subirats
50mm-bodegon-revela2estudio
Canon 50mm 1.8 f/2 1/100

Uno de los objetivos fijos más famosos, y recomendados en libros y escuelas de fotografía, es la lente de 50mm. Prácticamente de cualquier marca o de cualquier precio, desde los más económicos hasta los más caros. Son tan populares debido a que para la mayoría de fabricantes, su relación calidad precio es casi imbatible. Por 100€ aproximadamente puedes hacerte con un objetivo de 50mm que te dará como poco una abertura máxima de f/1.8 y eso es una llave para divertirse mucho.

 

Alta luminosidad, incluso en las versiones más económicas.

La lentes fijas modernas son, en términos generales, más luminosas que cualquier zoom y lo mejor de todo es que con un presupuesto muy ajustado podemos disfrutar de unas aberturas de f/1.8 o incluso mayores si decidimos gastarnos algo más de dinero. Una lente luminosa no sólo es útil para hacer fotografías en ambientes oscuros o cuando necesitamos una velocidad de obturación muy rápida sino que nos muestra un amplio repertorio de posibilidades creativas que comienzan con el dominio de una reducida profundidad de campo. No existen objetivos de focal fija en el mercado que ofrezcan a los fotógrafos la misma luminosidad a un precio equivalente.

 

No sirve para todo pero sí para mucho más de lo que imaginas.

Un 50mm es un objetivo de uso bastante corriente desde la aparición del formato de 35mm, incorporado desde el inicio a sus catálogos por la mayoría de fabricantes y elegido por gran parte de los fotógrafos como lente principal gracias a su buen número de ventajas. Su ángulo de visión permite a la vez, mantener cierta distancia con lo fotografiado, si es lo que quieres, o acercarte hasta aislar tu motivo cada vez que lo necesites sin dejar de ser partícipe de la escena. Tanto para una cosa como para la otra vas a tener que estar ahí, donde saltan las chispas, esta característica es la más apreciada por los grandes fotorreporteros de la historia, fieles defensores de la obligación del fotógrafo de tener que estar cerca de los acontecimientos para poder conseguir mejores y más emocionantes imágenes.

La “limitación” de un 50mm fijo, es una oportunidad para ser creativo, para abordar la fotografía desde un punto de vista diferente y para descubrir nuevas perspectivas. Todos hemos aprendido que necesitamos un gran angular para hacer paisajes e interiores, un teleobjetivo para retratos y detalles, y un zoom de rango focal medio para un buen puñado de situaciones comunes.

¿Por qué no usar un 50mm para todo eso? Inténtalo de vez en cuando, tu fotografía mejorará casi instantáneamente al obligarte a ti mismo a hacer las cosas de otra manera.

 

¿Es adecuado para retrato?

50mm-ary-la-shop-revela2estudio
Ary Van Giesen [la-shop.es] – Canon 50mm 1.8 II f./11 1/160 – Foto: Isra Subirats
Muchos buenos retratistas te dirán que una longitud focal de 50mm, en cámaras “full frame”, es un poco corta para obtener grandes retratos, sobre todo si te gustan los encuadres muy cerrados o de medio cuerpo. Otros, en cambio, aseguran que con sus 50mm han conseguido los mejores retratos de su vida. Realmente va a depender de tu estilo personal, de los puntos de vista que uses en la fotografía y de la intención de tus imágenes.

Para conseguir un retrato muy cercano (seguimos hablando de cámaras “full frame”), tendrás que acercarte un poco más a la persona fotografiada obteniendo, como consecuencia de la corta distancia, una perspectiva cuyo efecto sobre el retratado no es tan favorecedor. Por eso suele comentarse que las ópticas más adecuadas para esta especialidad se encuentran entre los 85mm y 135mm, incluso hay quien prefiere utilizar focales de hasta 200mm. Probablemente estos fotógrafos tienen razón pero si te preocupas por buscar encuadres diferentes, con más aire quizá, o puntos de vista personales, esos 50mm serán más que suficientes para conseguir retratos sensacionales y con una gran atmósfera.

 

¿50mm son equivalentes a la visión humana?

Habrás escuchado o leído mil veces que un objetivo de 50mm es una lente “normal”, es decir, que su campo de visión es equivalente al campo de visión del ojo humano, realmente si eso fuese cierto la especie humana no habría llegado muy lejos, nos estaríamos chocando y golpeando con los objetos que no tuviésemos inmediatamente frente a la vista y seríamos incapaces de percibir cualquier peligro que se nos acercase lateralmente. El ángulo de visión de nuestros ojos es de entre 120º y 130º aproximadamente mientras que el ángulo de visión de un objetivo de 50mm, en una cámara de sensor completo, es de unos 46º, en diagonal. Aunque es una comparación que se establece una y otra vez, realizar esta analogía es hablar de las peras y las manzanas de la señora Botella, por lo menos, si la argumentación no profundiza un poco más.

¿Qué sucede entonces? Aunque no hablaremos de óptica ni de optometría hoy, intentaremos que la explicación sea, además de sencilla, lo más ajustada a la realidad posible. Vamos a olvidarnos entonces de que un 50mm y nuestros ojos ven de la misma manera. Lo que ocurre es un asunto de percepción, es la forma en la que nuestro cerebro interpreta los estímulos visuales que tenemos delante, siendo precisamente la zona que mayor atención recibe la comprendida dentro el ángulo de visión central entre los 40º y 60º. Además el fondo de nuestros ojos es curvado y no plano como el sensor de una cámara de fotos, por eso la imagen que percibimos en la periferia es menos nítida y contrastada, lo que refuerza todavía más el interés por la región central.

Es en ese rango de entre 40º y 60º donde se mueven las lentes “normales” y que comprenden longitudes focales desde los 35mm hasta los 60mm. Las fotografías tomadas con ellas son más “agradables” o “naturales” a nuestra vista por resultar sus proporciones y perspectivas parecidas a nuestra percepción visual.

 

50mm en cámaras con sensor APS-C.

Como sabes, debido al “factor de recorte” de las réflex con sensores más pequeños, un objetivo de 50mm pasa a ser equivalente a 75mm u 80mm. Esa diferencia hace que su comportamiento sea más cercano al ideal para retrato pero, en cambio, pierden gran parte de su versatilidad. También puedes disfrutarlo pero si deseas tener las sensaciones del clásico 50mm sería más conveniente que buscases un 35mm, también son muy luminosos y existen modelos igualmente económicos.

 

Conclusión.

Comprar un objetivo de 50mm es una de las inversiones más rentables que podemos hacer para disfrutar de la fotografía. Comenzar a usar una lente fija supondrá una evolución que te ayudará a afinar tu visión y ojo fotográficos, y a pulir la composición y los encuadres. Si te gusta la fotografía callejera su longitud focal es ideal para pasar desapercibido, por ser un objetivos generalmente pequeño y por el juego de distancias que te empuja a mantener si queieres lograr imágenes con fuerza. Su luminosidad te permitirá fotografiar escenas nocturnas o espectáculos en interiores y jugar con la profundidad de campo gracias a sus grandes aberturas.

Si te apetece leer una revisión personal del barato y fantástico Canon 50mm f/1.8 II no dejes de pinchar en el enlace. Todas las fotografías de este artículo fueron realizadas con el mismo.

Déjanos tus fotos en 50mm.

Nos gustará recibir tus fotos realizadas en 50mm, puedes publicarlas directamente en el área de comentarios al igual que tus dudas, preguntas o sugerencias. ¡Ánimo!


 

  • Gracias por el artículo. Foto de prueba con un 50mm 1.4 Nikkor, mi primer foto con ese objetivo :)

  • Vnc

    cuando hacen la comparacion tambien se refieren a la separacion perceptiva (lo que llaman compresion de los planos de la imagen) entre un objeto y otro, variando ésta en el resto de las focales y en gran medida en los angulares y en un teleobjetivos potentes… ej. en un 14mm la separacion de los planos sera muy amplia y en un 400mm la separacion perceptiva es muchisimo menor.

  • jonatanariste

    Interesante articulo, les dejo la primer foto que saque con un 50 prestado, quiero comprar uno urgente, soy principiante :)

    • Revela2 Estudio

      Hola Jonatan,
      gracias por tu amable comentario y la fotografía. Bonita colección de cámaras, me gustan mucho. Quizá de la foto me sobra el disco blanco que está a la derecha (¿reflector?) y la silla del fondo pero me gusta mucho el resultado, sigue así. Espero que puedas tener pronto ese 50mm, hay grandes opciones a un precio más que interesante.

      Un cordial abrazo, aquí estamos para cuando lo necesites :-)

      Isra de Revela2estudio.com