O como alcanzar resultados profesionales con poco presupuesto.

Aprendiendo trucos de fotografía para principiantes de un experto en moda.

Mario Testino no necesita presentación, está considerado como uno de los mejores fotógrafos de moda de la actualidad y, desde luego, ha hecho méritos más que suficientes para ser considerado como uno de los grandes de todos los tiempos en esta especialidad. Contratado por grandes firmas y altas personalidades su cotización es de las más altas dentro del panorama de la imagen de moda.

La revista Vogue en su canal de Youtube publicó hace unos meses un par de vídeos del tipo “behind the scenes” sobre dos producciones fotográficas realizadas por Testino en 2013 y 2014. Normalmente este tipo de vídeos, en los que se muestra la manera de trabajar de grandes figuras del arte fotográfico, tienden a esconder más de lo que enseñan y los que compartimos aquí no son una excepción, el montaje trepidante y la poca duración de los planos hacen difícil el poder apreciar bien los detalles pero, si nos fijamos con atención, podemos ver cosas muy interesantes.

En primer lugar sorprende un poco la, aparente, sencillez de la producción. En cuanto a la iluminación no se aprecia el uso de caros y sofisticados sistemas de flashes, ni focos de luz continua, “solamente” luz natural moldeada y dirigida con reflectores y difusores, pero la “sencillez” acaba ahí; las contrataciónes de Eva Mendes,  de los directores de arte, del equipo de asistentes de fotografía,  de los estilistas y maquilladores, o el alquiler de la localización suponen unos costes de producción realmente elevados, al alcance de muy pocos.

Accesorio de composición low cost.

eva-mendes-mario-testino-vogue
Mario Testino/Vogue

En este vídeo se puede ver el primer truco (minuto 0:40), el fotógrafo coloca delante del objetivo, hacia uno de los lados, una cartulina enrollada de color azul que utiliza para crear un “enmarcado” del motivo principal y centrar la atención del espectador, dar profundidad a la toma, y recrear un punto de vista “fisgón”. Como has visto es una herramienta compositiva baratísima y realmente efectiva, casi tan antigua como la propia fotografía, pero muy divertida y fácil de realizar. Puedes utilizar cartulinas de colores, objetos o cualquier elemento a tu disposición. En la foto de la derecha distinguimos el efecto en las partes izquierda e inferior.

Modificadores caseros de luz.

El segundo truco se refiere a la iluminación, más específicamente a la modificación del color de la luz incidente; aunque en el vídeo es complicado poder verlo correctamente, para algunas tomas el fotógrafo ha dispuesto unos trípodes de los cuales cuelgan telas de coloreadas mediante las cuales consigue cambiar la tonalidad de la luz que cae sobre la modelo. Es como utilizar difusores en las ventanas de flash pero en este caso teñidos, con el objetivo de adecuar la gama cromática al estilismo mostrado y a dirigir la sensación que se quiere crear en el observador.

Fugazmente (hacia el minuto 0:43), aparece, tendida sobre el suelo, una gran tela negra bajo la modelo para bloquear la luz que pueda reflejarse desde el piso, evitando la incorporación de una fuente de iluminación no deseada y para crear algo más de contraste en la escena.

Incluso en las grandes producciones, a veces, se tira del ingenio y de los recursos económicos para lograr resultados al más alto nivel, eso debería animarte, aunque no dispongas todavía del Canon 70-200 2.8 IS II, ni de un equipo de 20 personas detrás, ¿no crees?

¿Qué piensas acerca de que Testino haya preferido, para estos editoriales, crear los efectos en cámara y no en Photoshop? Deja tu comentario.

  • Jlg Glj

    Si no lo explicas, ni me doy cuenta de esos trucos. Mil gracias ;)

    • Revela2 Estudio

      Los vídeos de los maestros son muy interesantes, a veces, pueden sacarse algunas notas muy interesantes. Gracias!